El Papiol, dilluns 20 de juliol de 2015. Font: www.elpais.es

Los municipios acometen en 2014 la mayor reducción de deuda en la democracia.

Los Ayuntamientos españoles redujeron su deuda un 10% durante el año pasado, hasta los 31.722 millones, según datos publicados recientemente por Hacienda. Los grandes Consistorios como Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga o Zaragoza son los que más rebajaron sus compromisos aunque también son los que más deben. Gandía,ParlaJaen, Ceuta y Jerez de la Frontera son los municipios de más de 50.000 vecinos con más lastre. Entre las grandes ciudades, aquellas con más de 250.000 vecinos, Mallorca y Zaragoza son las que más han subido su pasivo desde 2011; Vigo y Fuenlabrada, son las que más lo han bajado.

Los municipios son las Administraciones Públicas más saneadas. Han acometido un duro proceso de ajuste en sus finanzas desde 2011, cuando registraron un déficit del 0,4%. El año pasado presentaron un superávit de medio punto del PIB que contribuyó a que España cumpliera con los compromisos presupuestarios pactados con Bruselas. Incluso, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo público que vela por la salud de las cuentas públicas, alabó el pasado viernes el estado de forma de los Ayuntamientos y predijo que cerrarán 2015 con un superávit mayor que el del pasado.

Pero las cosas no parecían tan fáciles hace cuatro años. Muchas localidades estuvieron al borde del colapso. Las facturas se agolpaban en los cajones porque no tenían recursos para pagarlas. La crisis, la secuela del pinchazo inmobiliario y la mala gestión en algunos casos, tiñeron de rojo las cuentas municipales con independencia de las siglas de sus gobernantes. La situación ha cambiado. Los Ayuntamientos acometieron el año pasado la mayor reducción de la deuda del siglo XXI y probablemente de su historia.

Un duro ajuste

Los grandes municipios como Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga o Zaragoza son los que más han contribuido a esta reducción de los compromisos financieros. Aunque también son los que más deben. Es de sobra conocido que la deuda de Madrid es superior al del resto de grandes municipios juntos. Entre las grandes ciudades se cuela una pequeña localidad balear, de apenas 25.000 habitantes, Sant Josep de sa Talaia, que redujo su endeudamiento el año pasado en algo más de 30 millones de euros, según los registros de Hacienda.

El gran agujero de las entidades locales afloró en 2012 con el plan de pago a proveedores —una línea de crédito abierta por el Gobierno ante la situación de asfixia de muchas administraciones—. Esta medida permitió pagar facturas por importe de 10.000 millones de euros, muchas de ellas estaban sin contabilizar y provocó un aumento de la deuda municipal de casi 7.000 millones. Ese año los Ayuntamientos alcanzaron el récord, con un pasivo acumulado de 35.290 millones.

Desde entonces, ese lastre se ha ido reduciendo en paralelo al ajuste que han acometido los municipios. Son las administraciones que más han recortado también el número de empleados públicos. En la última legislatura los alcaldes de los 8.115 Ayuntamientos de España despidieron a cerca de 100.000 trabajadores. El saneamiento de las cuentas municipales se profundizó a raíz de la ley de racionalización y sostenibilidad local, por la que Hacienda limitaba las competencias municipales, el sueldo de los alcaldes y concejales, fijaba un máximo de asesores y, en general, acotaba el gasto de los Consistorios.

Esto provocó que entre 2011 y 2014, dos tercios de los Ayuntamientos disminuyeran sus compromisos. Además de las grandes ciudades, otras como Salamanca, Roquetas de Mar (Almería), San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas) y El Prat de Llobregat (Barcelona), son las entidades locales de menos de 150.000 habitantes que más enjugaron sus compromisos. Por el contrario, Parla, Jaen, León, Reus y Gandía, fueron las peor gestionadas en la legislatura pasada. Son las que más engordaron su pasivo.

Proyectos fracasados

De hecho, Gandía, Parla y Jaen, Ceuta y Jerez de la Frontera tienen el dudoso honor de ser los municipios con más deuda por habitante de España. Estas ciudades han sido rescatadas por Hacienda que les ha obligado a presentar estrictos planes de ajuste para tratar de taponar la sangría de números rojos que nutren su deuda.

El rastro de la deuda dibuja un perfil similar entre los municipios más asfixiados: alcaldes que se embarcaron en grandes proyectos urbanísticos al calor del boom inmobiliario junto con una gestión poco cuidadosa. Es el caso de Santa Cruz del Valle (Ávila) o Monasterio de la Sierra (Burgos), son los dos municipios españoles con más deuda por vecino.

En el extremo contrario, Bilbao, Vigo, Fuenlabrada y Badajoz, son las grandes ciudades, con más de 150.000 habitantes, más saneadas y con menos deuda por vecino. Precisamente, Bilbao, uno de los municipios con menos pasivo (solo debe 8,6 millones), es, sin embargo, el que más ha aumentado sus compromisos en el último año proporcionalmente.

 

 

Noticia sencera